La salud sexual

La salud sexual de las mujeres: hablar acerca de sus necesidades sexuales

Hablar acerca de sus necesidades sexuales puede ayudar a que usted y su pareja más juntos y promover la satisfacción sexual. Pruebe estos consejos para hablar con su pareja.

Salud sexual de las mujeres, como los hombres, es importante general emocional y bienestar físico. Y el logro de una vida sexual sana y satisfactoria no sucede por arte de magia. Se necesita la auto-reflexión y la comunicación sincera. A pesar de hablar de la sexualidad puede ser difícil, es un tema bien vale la pena abordar. Siga esta guía para discutir los problemas de salud sexual de la mujer y promover el disfrute sexual.

Un poco acerca de la salud sexual de las mujeres

Muchas personas piensan que el sexo comienza con el deseo físico, lo que conduce a la excitación y el orgasmo. Aunque esto puede ser cierto para los hombres, las investigaciones sugieren que las respuestas sexuales de las mujeres pueden ser más complejos. Para muchas mujeres, el deseo físico no siempre es el punto de partida. Una mujer puede estar motivado a tener relaciones sexuales para sentirse cerca de su pareja o de mostrar sus sentimientos.

Lo que significa que se cumple sexual puede ser diferente para hombres y mujeres, e incluso entre las mujeres. Por ejemplo, algunas mujeres dicen que el placer de la excitación es suficiente, mientras que otros quieren experimentar el orgasmo. Si usted tiene preocupaciones acerca de su vida sexual, o lo que desea es encontrar maneras de mejorarlo, un buen primer paso es hablar con su pareja.

La salud sexual de las mujeres: empezar por hablar de sus necesidades

Usted puede sentirse incómodo al hablar sobre sus experiencias y deseos sexuales, sin embargo, su pareja no puede leer tu mente. Compartir sus pensamientos y expectativas acerca de sus experiencias sexuales puede traerle más cerca y ayudarle a experimentar un mayor placer sexual. Para comenzar:

  • Admita su malestar. Si se siente ansioso, dice. La apertura de sobre sus preocupaciones puede ayudarle a iniciar la conversación.
  • Comience a hablar. Una vez que comience la conversación, su confianza y el nivel de comodidad puede aumentar.
  • Establezca un límite de tiempo. Evite sobrecargar a los demás con una larga charla. Al dedicar conversaciones de 15 minutos con el tema, puede que le resulte más fácil mantenerse dentro de sus zonas de confort emocional.
  • Hable regularmente. Sus conversaciones sobre experiencias sexuales y deseos será más fácil cuanto más se hable.
  • Use un libro o una película. Invite a su pareja a leer un libro acerca de la salud sexual de las mujeres, o recomendar capítulos o secciones que destacan sus preguntas e inquietudes. También puede utilizar una escena de la película como un punto de partida para una discusión.

Véase también

La salud sexual de las mujeres: hablar acerca de sus necesidades sexuales

Los temas a tratar con su pareja

Cuando usted está hablando con su pareja sobre sus necesidades sexuales, trata de ser específico. Considere la posibilidad de abordar los siguientes temas:

  • Tiempo. ¿Está dejando de lado el tiempo suficiente para la intimidad? Si no es así, ¿qué se puede hacer para cambiar las cosas?
  • Romance. ¿Está perdiendo? ¿Cómo se puede encender de nuevo ¿verdad? ¿Cómo puede el romance sentar las bases para la intimidad sexual?
  • Placer. ¿Qué te da el disfrute individual y mutua? Estar abierto a escuchar las peticiones de su pareja y las diferencias de negociación si uno de ustedes se siente incómodo con la petición de la otra.
  • Rutina Rut vs. Sexo se ha vuelto demasiado rutinario y predecible? ¿Qué cambios puede usted hacer? Por ejemplo, explorar diferentes momentos para tener relaciones sexuales o probar nuevas técnicas. Considere la posibilidad de más caricias, un masaje sensual, la masturbación, el sexo oral o el uso de un vibrador - dependiendo de lo que te interesa.
  • La intimidad emocional. El sexo es más que el coito. Recordar a los demás que también es una oportunidad para que la conexión emocional, que se basa en una relación de cercanía.
  • Los cambios físicos y emocionales. ¿Los cambios físicos, como una enfermedad, aumento de peso, cambios después de la cirugía o los cambios hormonales, que afectan a su vida sexual? También frente a los factores emocionales que pueden interferir con su capacidad para disfrutar de la actividad sexual, tales como estar bajo estrés o sentirse deprimido.
  • Creencias. Discuta sus expectativas y creencias acerca de la sexualidad. Considere si conceptos erróneos - como la idea de que las mujeres son menos sexuales después de la menopausia - están afectando su vida sexual.

Cómo manejar las necesidades sexuales diferentes

Necesidades sexuales varían. Muchos factores pueden afectar su apetito sexual, el estrés, las enfermedades y el envejecimiento de los compromisos familiares, profesionales y sociales. Cualquiera sea la causa, las diferencias en el deseo sexual en la pareja a veces puede llevar a sentimientos de aislamiento o resentimiento. Hable con su pareja acerca de:

  • Sus necesidades de intimidad. Si no se satisfacen sus necesidades emocionales, puede ser menos interesado en el sexo. Piense en lo que su pareja puede hacer para mejorar su intimidad emocional - y hablar de ello abiertamente y honestamente.
  • Sus diferencias en el deseo sexual. En cualquier relación a largo plazo, las parejas pueden experimentar diferentes niveles de deseo sexual. Hable de sus diferencias y tratar de explorar las opciones que satisfagan a ambos.

Al hablar con su médico

Si la dificultad persiste, considere recurrir a un médico o terapeuta sexual en busca de ayuda. Si usted toma medicamentos y está preocupado por su nivel de deseo, revise sus medicamentos con su doctor. Si un medicamento en particular está afectando a su comodidad con el sexo o el deseo sexual, su médico puede sugerir una alternativa. Del mismo modo, si un síntoma físico - como la sequedad vaginal - interfiere con el disfrute sexual, preguntar acerca de las opciones de tratamiento. Por ejemplo, un lubricante u otros medicamentos pueden ayudar con la resequedad vaginal asociada a cambios hormonales u otros factores.

Del mismo modo, si un síntoma físico - como la sequedad vaginal - interfiere con el disfrute sexual, preguntar acerca de las opciones de tratamiento. Por ejemplo, un lubricante u otros medicamentos pueden ayudar con la resequedad vaginal asociada a cambios hormonales u otros factores.

Véase también